Se trata se un youtuber que se especializa en someter a duras pruebas cualquier smartphone de gama alta que sale al mercado, estos vídeos no tienen como intención torturar los pobres teléfonos sino que su fin es que los usuarios puedan ver cuales son las vulnerabilidades de los futuros equipos que deseen adquirir y, como todos sabemos, un gama alta no es muy barato como para que se rompa a la primera caída.

En esta ocasión fue el turno del iPhone X, mira lo que ocurrió: